A la hora de preparar Oposiciones la actitud es muy importante.


Con nuestra actitud vendemos imagen positiva, pero también generamos animadversión, a veces sin saber por qué. Conviene que analicemos nuestras actuaciones desde el punto de vista de cómo pueden interpretarlas las demás personas y modificar los actos negativos. Con este análisis aprendes a conocerte más, aprendes a comunicarte mejor y puedes desarrollar actitudes que te pueden ser útiles más allá de esta oposición e incluso para cambiar de profesión.

Preparar la entrada


Ya has tenido el primer encuentro con algunos miembros del tribunal en el primer examen, como hemos comprobado en el punto 19.3. “Vista”. Por tanto, ya no son desconocidos para ti, aunque tú para ellos sí. Ahora se trata de preparar tu entrada al segundo examen, donde te juegas el todo por el todo. Por tanto, cuanto más conozcas de esta prueba, mejor.