top of page

Cómo Elegir un hilo conductor para tu programación didáctica en oposiciones docentes



¿Te gustaría saber cómo elegir un hilo conductor para tu programación didáctica en oposiciones docentes? ¿Quieres que tu proyecto educativo tenga coherencia, originalidad y sentido? ¿Buscas una forma de destacar entre los demás aspirantes y convencer al tribunal de que eres el candidato ideal?

 

Si has respondido que sí a estas preguntas, este artículo es para ti. En él, te voy a explicar qué es un hilo conductor, cómo elegir uno adecuado para tu programación didáctica, cómo desarrollarlo a lo largo de tu proyecto y qué ejemplos de hilos conductores puedes usar para inspirarte.

 

Pero antes de entrar en materia, déjame que te haga una pregunta: ¿Sabes qué es lo que realmente evalúa el tribunal en las oposiciones docentes? ¿Crees que se fija solo en los contenidos, los objetivos, las competencias, las metodologías y las actividades que propones? ¿O hay algo más que influye en su decisión?

 

La respuesta es que hay algo más. Algo que va más allá de los aspectos técnicos y pedagógicos de tu programación didáctica. Algo que tiene que ver con tu personalidad, tu creatividad, tu pasión y tu compromiso con la educación. Algo que se llama hilo conductor.

 

¿Qué es un hilo conductor?

 

Un hilo conductor es un elemento que da unidad, coherencia y sentido a tu programación didáctica. Es el tema, la idea, el concepto o el valor que atraviesa todo tu proyecto educativo y que le da un carácter distintivo y original.

 

El hilo conductor no es algo que se añade al final de tu programación didáctica, sino que se elige al principio y se va desarrollando a lo largo de todo el documento. Es el eje sobre el que se articulan los contenidos, los objetivos, las competencias, las metodologías y las actividades que propones para tu alumnado.

 

El hilo conductor no es algo que se impone desde fuera, sino que surge de tu propia experiencia, de tus intereses, de tus valores, de tu forma de entender la educación. Es el reflejo de tu personalidad, de tu creatividad, de tu pasión y de tu compromiso como docente.

 

El hilo conductor no es algo que se copia de otros, sino que se crea de forma original y personal. Es lo que te diferencia de los demás aspirantes y lo que te hace único y auténtico. Es lo que le da valor añadido a tu programación didáctica y lo que capta la atención del tribunal.

 



¿Cómo elegir un buen hilo conductor?

 

Ahora que ya sabes qué es un hilo conductor, te estarás preguntando cómo elegir uno bueno para tu programación didáctica. No hay una fórmula mágica para hacerlo, pero sí hay algunos criterios que te pueden ayudar a tomar una decisión acertada. Estos son:

 

  • Relevancia: El hilo conductor debe ser relevante para el nivel educativo, el área o la materia, el contexto y el alumnado al que va dirigido tu programación didáctica. Debe responder a sus necesidades, intereses, motivaciones y expectativas. Debe aportarles algo significativo, útil y valioso para su aprendizaje y su desarrollo personal.

  • Originalidad: El hilo conductor debe ser original, es decir, que no sea un tema o una idea muy manida, repetida o trillada. Debe tener un toque de creatividad, de innovación, de sorpresa. Debe llamar la atención del tribunal y despertar su curiosidad. Debe demostrar que has hecho un trabajo de investigación, de reflexión y de elaboración propia.

  • Coherencia: El hilo conductor debe ser coherente, es decir, que tenga una lógica interna, que no sea contradictorio, que no se contradiga con los principios pedagógicos, con el currículo oficial, con la normativa vigente o con la realidad educativa. Debe tener un sentido global, que se mantenga a lo largo de toda la programación didáctica y que se refleje en cada una de sus partes.

  • Flexibilidad: El hilo conductor debe ser flexible, es decir, que no sea rígido, que no limite las posibilidades de adaptación, de diversificación, de personalización o de inclusión de tu programación didáctica. Debe permitirte hacer cambios, ajustes, modificaciones o mejoras según las circunstancias, las necesidades, las demandas o las propuestas que surjan en el proceso educativo.

  • Viabilidad: El hilo conductor debe ser viable, es decir, que sea factible, que se pueda llevar a la práctica, que no sea una utopía, que no sea una fantasía, que no sea una quimera. Debe tener en cuenta los recursos, los medios, los tiempos, los espacios, los agentes y los factores que intervienen en el desarrollo de tu programación didáctica. Debe ser realista, pero sin perder la ilusión.

 

¿Cómo desarrollar el hilo conductor en la programación didáctica?

 

Una vez que has elegido tu hilo conductor, el siguiente paso es desarrollarlo en tu programación didáctica. Para ello, debes tener en cuenta que el hilo conductor no es un elemento aislado, sino que se relaciona con todos los componentes de tu proyecto educativo. Por tanto, debes integrarlo, justificarlo y evidenciarlo en cada una de las partes de tu documento. Estas son:

 

  • Introducción: En la introducción, debes presentar tu hilo conductor, explicar por qué lo has elegido, qué pretendes conseguir con él y cómo lo vas a desarrollar a lo largo de tu programación didáctica. Debes captar el interés del tribunal y generar expectativas sobre tu propuesta.

  • Contextualización: En la contextualización, debes analizar el nivel educativo, el área o la materia, el centro, el aula y el alumnado al que va dirigida tu programación didáctica. Debes mostrar cómo tu hilo conductor se adapta a las características, las necesidades, los intereses y las motivaciones de tu contexto educativo. Debes argumentar cómo tu hilo conductor responde a las demandas sociales, culturales, económicas y ambientales de tu entorno.

  • Objetivos: En los objetivos, debes definir qué quieres que tu alumnado aprenda, qué competencias quieres que desarrolle, qué actitudes quieres que adquiera y qué valores quieres que interiorice con tu programación didáctica. Debes alinear tus objetivos con los del currículo oficial y con los de tu hilo conductor. Debes formular tus objetivos de forma clara, concreta, medible y evaluable.

  • Metodología: En la metodología, debes describir cómo vas a enseñar y cómo vas a hacer que tu alumnado aprenda con tu programación didáctica. Debes elegir una metodología activa, participativa, cooperativa, lúdica, motivadora, significativa y globalizada. Debes explicar cómo vas a integrar tu hilo conductor en tu metodología, cómo vas a usarlo como recurso, como estrategia, como motivación o como evaluación. Debes justificar cómo tu metodología favorece el desarrollo de las competencias, las actitudes y los valores de tu alumnado.

  • Actividades: En las actividades, debes proponer qué tareas, qué ejercicios, qué juegos, qué proyectos o qué experiencias quieres que tu alumnado realice con tu programación didáctica. Debes diseñar actividades variadas, atractivas, divertidas, retadoras, creativas y adaptadas a tu alumnado. Debes vincular tus actividades con tu hilo conductor, con tus objetivos, con tus contenidos. etc

  • Evaluación: En la evaluación, debes establecer cómo vas a comprobar si tu alumnado ha alcanzado los objetivos, ha adquirido los contenidos, ha desarrollado las competencias, ha mostrado las actitudes y ha interiorizado los valores de tu programación didáctica. Debes elegir una evaluación continua, formativa, integradora, orientadora y participativa. Debes explicar cómo vas a incluir tu hilo conductor en tu evaluación, cómo vas a valorar el grado de implicación, de expresión, de reflexión y de creatividad de tu alumnado. Debes justificar cómo tu evaluación contribuye a la mejora del proceso de enseñanza-aprendizaje y al desarrollo integral de tu alumnado.

  • Atención a la diversidad: En la atención a la diversidad, debes describir cómo vas a atender a las diferentes capacidades, ritmos, estilos, necesidades y situaciones de tu alumnado. Debes proponer medidas de refuerzo, de ampliación, de adaptación curricular o de apoyo específico para cada caso. Debes explicar cómo vas a aprovechar tu hilo conductor para favorecer la inclusión, la convivencia, la cooperación y el respeto entre tu alumnado. Debes justificar cómo tu hilo conductor ayuda a potenciar las fortalezas, a superar las dificultades, a fomentar la autoestima y a estimular la motivación de tu alumnado.

  • Organización de recursos: En la organización de recursos, debes indicar qué recursos materiales, humanos, temporales y espaciales vas a utilizar para llevar a cabo tu programación didáctica. Debes seleccionar recursos adecuados, variados, atractivos, accesibles y funcionales para tu alumnado. Debes explicar cómo vas a organizar y a gestionar tus recursos en función de tu hilo conductor, cómo vas a integrarlos en tu metodología, en tus actividades y en tu evaluación. Debes justificar cómo tus recursos facilitan el aprendizaje, el desarrollo y la participación de tu alumnado.

 


Ejemplos de hilos conductores para educación infantil

 

Para terminar este artículo, te voy a dar algunos ejemplos de hilos conductores que podrías usar para tu programación didáctica de educación infantil. No se trata de que los copies tal cual, sino de que te sirvan de inspiración para crear el tuyo propio. Recuerda que lo importante es que tu hilo conductor sea relevante, original, coherente, flexible y viable. Estos son algunos ejemplos:

 

  • Los cuentos: Los cuentos son un recurso muy utilizado en educación infantil, ya que favorecen el desarrollo cognitivo, lingüístico, emocional, social y moral de los niños y las niñas. Puedes usar los cuentos como hilo conductor de tu programación didáctica, eligiendo aquellos que se adapten a tus objetivos, contenidos, competencias, actitudes y valores. Puedes aprovechar los cuentos para trabajar diferentes temas, como la familia, la amistad, la diversidad, la ecología, la convivencia, etc. Puedes usar los cuentos para desarrollar diferentes actividades, como leer, contar, dramatizar, ilustrar, inventar, etc. Puedes usar los cuentos para evaluar diferentes aspectos, como la comprensión, la expresión, la imaginación, la creatividad, la reflexión, etc.

  • Los animales: Los animales son un tema que suele despertar el interés, la curiosidad y la simpatía de los niños y las niñas. Puedes usar los animales como hilo conductor de tu programación didáctica, eligiendo aquellos que se relacionen con tus objetivos, contenidos, competencias, actitudes y valores. Puedes aprovechar los animales para trabajar diferentes áreas, como el conocimiento del entorno, el lenguaje, las matemáticas, la música, la plástica, etc. Puedes usar los animales para desarrollar diferentes actividades, como observar, clasificar, comparar, identificar, nombrar, imitar, etc. Puedes usar los animales para evaluar diferentes aspectos, como la atención, la memoria, el razonamiento, la comunicación, la expresión, etc.

  • Los colores: Los colores son un elemento que aporta belleza, alegría y diversidad al mundo. Puedes usar los colores como hilo conductor de tu programación didáctica, eligiendo aquellos que se correspondan con tus objetivos, contenidos, competencias, actitudes y valores. Puedes aprovechar los colores para trabajar diferentes conceptos, como las formas, los tamaños, los números, las letras, las emociones, etc. Puedes usar los colores para desarrollar diferentes actividades, como pintar, dibujar, recortar, pegar, mezclar, ordenar, etc. Puedes usar los colores para evaluar diferentes aspectos, como la percepción, la coordinación, la creatividad, la sensibilidad, la expresión, etc.

 

Espero que este artículo te haya servido para entender qué es un hilo conductor, cómo elegir uno bueno para tu programación didáctica, cómo desarrollarlo en tu proyecto educativo y qué ejemplos de hilos conductores puedes usar para inspirarte. Recuerda que el hilo conductor es un elemento que puede marcar la diferencia entre una programación didáctica más o menos correcta y una programación didáctica excelente. Por eso, te animo a que dediques tiempo y esfuerzo a elegir y a desarrollar tu hilo conductor, y a que lo hagas con ilusión, con pasión y con compromiso. Estoy seguro de que así conseguirás sorprender al tribunal y demostrar que eres el mejor candidato o candidata para ser maestro o maestra de infantil. ¡Mucha suerte!


Si nos permites te recomendamos nuestros materiales de Oposiciones. Si estás opositando a maestr@ de Infantil, te ofrecemos un material de primera calidad, actualizado a la normativa vigente (LOMLOE y RD 95/2022 de Infantil). Nuestro material incluye: 25 temas originales y audio-narrados, programaciones y unidades didácticas innovadoras, situaciones de aprendizaje y casos prácticos resueltos, y consejos y orientaciones para superar las pruebas con éxito. Haz clic en la imagen y accede a todo nuestro contenido. ¡Te ayudamos a conseguir tu plaza!




440 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page