top of page

LA JUSTIFICACIÓN DE LA PROGRAMACIÓN DIDÁCTICA. CON UN EJEMPLO PRÁCTICO


La justificación de la programación didáctica infantil o primaria es un proceso que implica explicar y argumentar por qué se han elegido determinados objetivos, competencias, metodologías, estrategias de enseñanza, etc, para un grupo de estudiantes en particular. Esto es importante ya que la programación didáctica es una herramienta clave para orientar y planificar el proceso de enseñanza-aprendizaje de manera efectiva y coherente con los objetivos educativos que se persiguen.


¿Qué es la justificación de la programación didáctica?


En la justificación de una programación didáctica, ya sea para la educación primaria o para la educación infantil, se explican y argumentan las razones que han llevado a elegir ciertos objetivos, competencias, metodologías y estrategias de enseñanza en lugar de otras. Esto significa que en la justificación de la programación didáctica se debe defender por qué se ha diseñado el proyecto de cierta manera y no de otra, y se deben justificar las decisiones tomadas en relación a la planificación de la enseñanza.


La justificación de una programación didáctica, tanto para la educación infantil como para la educación primaria, debe presentar argumentos sólidos y coherentes que expliquen por qué es necesario llevar a cabo un proyecto de enseñanza como el que se está proponiendo. Esto significa que en la justificación de la programación didáctica se deben presentar razones que demuestren la utilidad y la relevancia del proyecto, tanto desde el punto de vista de las normativas y recursos legales aplicables, como desde el punto de vista de su impacto y beneficio en el proceso de aprendizaje de los estudiantes.


La justificación de una programación didáctica suele ir al comienzo del documento, y por lo tanto está estrechamente relacionada con la introducción y la contextualización del proyecto. En consecuencia, para justificar una programación didáctica es necesario también hacer referencia a las características y necesidades del alumnado y del centro educativo donde se llevará a cabo la enseñanza. Esta información es importante porque permite adaptar la programación a las necesidades y características de los estudiantes y del centro, y garantizar que la enseñanza sea coherente y efectiva.


También puede ser clave para preparar su defensa ante un tribunal evaluador. En este caso, la justificación del proyecto resulta la instancia ideal para dejar establecidos los argumentos que se utilizarán para defender las decisiones tomadas en relación a los objetivos, metodologías y estrategias de enseñanza elegidos.


¿Cómo hacer una buena justificación de la programación didáctica?


Conveniente comenzar por establecer la relevancia y la importancia de las programaciones en general. Esto se puede hacer a partir de la normativa y el currículo vigentes, que establecen las bases y los objetivos del sistema educativo y las competencias que se deben desarrollar en cada nivel y etapa educativa.


De esta manera, se puede demostrar la relevancia de la programación didáctica y su papel en el proceso de enseñanza y aprendizaje, y se puede situar el proyecto en el contexto del sistema educativo y las expectativas que se tienen en relación a la enseñanza.


Una vez que se ha establecido la relevancia y la importancia de las programaciones en general, es posible enmarcar el proyecto dentro de las normas estatales y justificarlo desde su adecuación a la normativa. Puedes apoyarte en el contexto educativo. Por ejemplo, los métodos y actividades a implementar dependen más del entorno y de los alumnos a los que va dirigida que del objetivo que de la propia normativa.


Es importante también considerar qué aportes puede realizar el proyecto a través de la enseñanza que se lleva a cabo. En otras palabras, es necesario plantearse qué valores formativos o sociales permite ofrecer a los estudiantes a través de la programación didáctica. Además, el proyecto también puede presuponer alguna innovación, especialmente en términos de metodología. En este caso, la justificación de la programación didáctica también puede basarse en la propuesta misma y en los aportes que esta puede realizar en términos de innovación y mejora del proceso de enseñanza y aprendizaje.


La clave de una buena programación didáctica es que tenga un sentido y un fin concreto, es decir, que tenga un objetivo general que surja de las características del centro educativo y de las necesidades y demandas del grupo de estudiantes a los que va dirigida. En este sentido, es importante que la programación didáctica trate de responder a una problemática latente en el centro y que sea una respuesta efectiva a las necesidades y demandas del grupo de estudiantes


Es fundamental contextualizar adecuadamente las programaciones didácticas, ya que esto es lo que las hace únicas y diferentes. Es importante tener en cuenta que las convocatorias de las diferentes comunidades autónomas dejan muy claro que la programación que se presenta debe ser personal y única, es decir, no puede estar copiada de ningún otro lugar.


Para terminar os comparto un ejemplo de justificación de una programación para Educación Infantil.


Pincha aquí para acceder al ejemplo


Esperamos que este artículo haya sido de tu interés. Aprovechamos para recordarte que tenemos a tu disposición una serie de materiales para preparar con éxito las Oposiciones de Educación Infantil sea cual sea la modalidad por la que optes presentarte (Consejos para nuevos Opositores, Temarios, Programaciones, Supuestos Prácticos, Unidades Didácticas, Legislación, etc) y ayudarte a conseguir tu sueño de ser Maestro/a de Educación Infantil . Están adaptados a la LOMLOE y al RD 95/2022. Pincha en la imagen para acceder al material.




129 visualizaciones0 comentarios
bottom of page