top of page

¿Conoces qué es Procrastinar? Evita procrastinar en las oposiciones



¡Hola a todos mis queridos lectores!


Hoy vengo a hablarles sobre un tema que afecta a muchas personas, incluyéndome a mí mismo: la procrastinación. Esta tendencia a postergar tareas o actividades, puede ser un obstáculo para alcanzar nuestras metas y objetivos.


Sin embargo, la buena noticia es que la procrastinación es un hábito que se puede superar con la ayuda de algunas estrategias de gestión del tiempo. En este artículo te contamos todo sobre este hábito..... Empezamos



La procrastinación es el acto de posponer tareas o actividades importantes hasta el último momento. En el contexto de las oposiciones, la procrastinación puede ser un gran obstáculo para el éxito, ya que requiere una preparación constante y sistemática. Para evitar la procrastinación, es importante establecer objetivos claros y realistas, tener un plan de estudios riguroso y seguirlo, eliminar distracciones, hacer tareas en pequeñas porciones y establecer un sistema de recompensas.


La procrastinación puede tener efectos negativos graves en la preparación de oposiciones.


Al posponer constantemente el estudio, se reduce la cantidad de tiempo disponible para prepararse adecuadamente, lo que puede resultar en un conocimiento insuficiente de los temas requeridos. Además, cuanto más se acerca la fecha del examen, mayor será la tensión y la ansiedad, lo que puede dificultar la capacidad de concentración y retener la información.


La procrastinación también puede afectar negativamente la motivación y la confianza en sí mismo, lo que puede provocar una percepción de fracaso o de incapacidad para prepararse adecuadamente. En última instancia, esto puede llevar a un rendimiento pobre en las oposiciones, lo que puede resultar en no aprobar el examen o tener que esperar un año más para volver a intentarlo.



Hay varios tipos de procrastinadores ¿Con cual te identificas tu?

  1. Procrastinador por pereza: Este tipo de persona siente una aversión al esfuerzo y prefiere hacer tareas más sencillas y menos exigentes en lugar de afrontar las tareas difíciles.

  2. Procrastinador por perfección: Este tipo de persona espera tener las condiciones perfectas para comenzar una tarea y a menudo se bloquea al sentir que no puede cumplir con sus propios estándares de perfección.

  3. Procrastinador por disociación: Este tipo de persona tiene dificultades para concentrarse en una tarea por largo tiempo y a menudo se distrae con otros pensamientos, actividades o medios digitales.

  4. Procrastinador por estrés: Este tipo de persona se siente abrumado por la cantidad de tareas pendientes y el tiempo limitado, lo que conduce a una postergación constante en lugar de enfrentarse a la tarea.

  5. Procrastinador por impulsividad: Este tipo de persona tiene una tendencia a dejar de lado las tareas a largo plazo y a priorizar las tareas inmediatas, impulsadas por el deseo de gratificación inmediata.



Las causas de la procrastinación en las oposiciones pueden ser similares a las causas generales de la procrastinación, pero algunas son específicas de este contexto, tales como:

  1. Presión de tiempo: La sensación de tener una fecha límite para estudiar y prepararse para las oposiciones puede generar ansiedad y llevar a la procrastinación.

  2. Sobrecarga de información: Enfrentarse a una gran cantidad de material para estudiar puede ser abrumador y difícil de organizar, lo que puede llevar a la procrastinación.

  3. Dificultad para concentrarse: La falta de motivación o la falta de interés en el tema puede hacer que sea difícil concentrarse y estudiar de manera efectiva.

  4. Falta de planificación: No tener un plan claro y organizado para estudiar puede generar confusión y llevar a la procrastinación.

  5. Temor al fracaso: La preocupación por no estar lo suficientemente preparado o de no pasar las oposiciones puede ser una fuerte motivación para posponer el estudio.


A continuación, te presento algunos consejos para evitar la procrastinación en las oposiciones:


Comenzar con pequeños pasos


Si un día te sientes sin ganas de estudiar, comienza con lo que consideras más fácil y gradualmente lograrás tu objetivo. Por ejemplo, puedes revisar un esquema o un mapa mental. No tomará mucho tiempo. Después, puedes hacer una prueba sobre lo que ya has repasado. Una vez que hayas hecho la prueba, es probable que, al ver los errores que has cometido, te sientas obligado a revisar el tema.


Usa regularmente la técnica de los dos minutos: Haz primero todo lo que te pueda llevar dos minutos (puedes considerar aumentar el tiempo, por ejemplo, hasta 15 minutos), así, al darte un período muy corto de tiempo, no te importará comenzar una nueva tarea.


Divide las tareas en subtareas.


Según Marcela Paz González de la UNED, una estrategia efectiva para evitar la procrastinación en el contexto de las oposiciones es dividir la tarea en pequeños bloques y estudiar cada uno de ellos durante 15 o 20 minutos. Después de cada bloque, es importante tomar un descanso de 5 minutos. Además, Nuria Codina, profesora de Psicología Social de la Universidad de Barcelona, destaca la importancia de eliminar cualquier fuente de distracción, como el móvil o la televisión, para mantenerse enfocado en la tarea. Al dividir la tarea en bloques y minimizar las distracciones, se puede sentir una sensación de logro y mantenerse motivado durante la preparación para las oposiciones.


Se realista a la hora de proponer tus objetivos


Debes ser realista en la planificación de tus objetivos. Establece objetivos alcanzables y ajusta la planificación según sea necesario. Por ejemplo, si tienes una semana para estudiar un tema en particular, no intentes cubrirlo todo en un solo día. En su lugar, divide el tema en secciones y dedica un tiempo diario a estudiarlas. De esta manera, evitas la sobrecarga de información y mantienes un ritmo sostenible de estudio. Finalmente, es fundamental cumplir con las fechas que te propongas. La disciplina y la constancia son claves para evitar la procrastinación y lograr tus objetivos en las oposiciones.


Establece rutinas.


Un buen hábito se convierte en una rutina cuando es repetido con regularidad. Por ejemplo, si te has propuesto hacer un test cada día, hazlo en una hora fija todos los días para convertirlo en una rutina. Para ayudarte a mantener la motivación, confecciona un calendario que puedas revisar diariamente para ver tu progreso. Al ver que estás cumpliendo con tus tareas, sentirás una gran satisfacción y motivación para continuar. La consistencia es clave a la hora de crear hábitos que perduren, por lo que es importante ser absolutamente constante y no desviarse del plan.


Además debes crear un horario sólido que que cumplas . Es importante también establecer un horario fijo y consistente a lo largo de la semana, desde el momento en que nos despertamos hasta el momento de acostarnos.


Esto implica mantener una rutina diaria de sueño y despertar, y dedicar un tiempo específico y consistente todos los días para estudiar para la oposición, preferentemente a la misma hora si es posible, con el objetivo de crear un ritmo de estudio que facilite la internalización y mecanización de los conocimientos.



Implementa técnicas eficaces de gestión del tiempo


Hay muchas técnicas y estrategias que pueden ayudar a mejorar la eficiencia en la gestión del tiempo y superar la procrastinación. Algunas de las más comunes incluyen la Técnica Pomodoro, que consiste en alternar períodos de trabajo con descansos cortos, y el Time Blocking, que implica planificar y asignar bloques específicos de tiempo para diferentes tareas durante la semana. Encuentra la técnica que mejor se adapte a tus horarios y estilo de aprendizaje, y aplicarla de manera consistente para maximizar su efecto.


Motivate a diario


Motivación es la clave para evitar la procrastinación. Es importante equilibrar la vida personal y el estudio para evitar un impacto negativo en el estado de ánimo y la salud física. La recompensa es un factor motivador, por lo que premiarte de vez en cuando con algo que te guste puede ser útil. Sin embargo, también es importante dedicar tiempo a la vida social y personal para mantener un equilibrio. Hacer el estudio creativo y utilizar herramientas y aplicaciones puede ayudar a reducir la ansiedad y a mejorar la experiencia de aprendizaje.

Elimina todo aquello que te distraiga y te impida concentrarte en tus estudios.


Esto puede incluir distracciones en el entorno, como televisores, teléfonos móviles o cualquier otro dispositivo electrónico. También puede incluir la eliminación de distracciones interiores, como pensamientos negativos o preocupaciones innecesarias. Si necesitas ayuda para mantenerte enfocado, considera utilizar aplicaciones o programas de productividad que te permitan bloquear distracciones y mantenerte enfocado en tus estudios.


Date un premio por tus pequeños esfuerzos


Celebrar tus logros y premiarte por tus esfuerzos es una buena manera de motivarte y mantenerte enfocado en tus metas. Debes reconocer y apreciar tus logros y progresos, ya sea a través de un registro visual, una aplicación de seguimiento de metas, o una recompensa que te guste. Esto te dará una sensación de satisfacción y te motivará a seguir trabajando hacia tus objetivos.


Escucha a tu cuerpo


Escucha a tu cuerpo y ten en cuenta tus necesidades individuales para lograr una mejor productividad y evitar la procrastinación. Por ejemplo, si eres una persona más productiva por la mañana, reserva tus tareas más importantes para ese momento del día. De la misma manera, si te sientes más cansado después de una comida, puedes reservar tareas más sencillas para ese momento. Escuchar a tu cuerpo y adaptarte a tus propios ritmos puede ayudarte a maximizar tu rendimiento y minimizar la tendencia a procrastinar.


En conclusión, la procrastinación es una tendencia que puede afectar negativamente a nuestros objetivos y metas en la vida, especialmente si estamos tratando de prepararnos para una oposición o cualquier otro proyecto importante. Sin embargo, afortunadamente, hay muchas estrategias y herramientas que podemos utilizar para superarla y lograr alcanzar nuestras metas.


Desde establecer prioridades claras hasta la implementación de técnicas de gestión del tiempo, hay muchas formas en las que podemos combatir la procrastinación y lograr el éxito. Además, es importante recordar que la procrastinación es un hábito y, como tal, requiere de tiempo y esfuerzo para superarlo.


Así que si estás luchando contra la procrastinación, no te rindas. Sigue adelante y pon en práctica estrategias y herramientas que te ayuden a superarla y a lograr tus metas. Y recuerda, la perseverancia es la clave para el éxito. ¡Buena suerte en tu camino hacia el éxito!




Esperamos que este artículo haya sido de tu interés. Aprovechamos para recordarte que tenemos a tu disposición una serie de materiales para preparar con éxito las Oposiciones de Educación Infantil sea cual sea la modalidad por la que optes presentarte (Consejos para nuevos Opositores, Temarios, Programaciones, Supuestos Prácticos, Unidades Didácticas, Legislación, etc). Están adaptados a la LOMLOE y al RD 95/2022. Pincha en la imagen para acceder al material.

















316 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page