top of page

¿Estas aprovechando realmente tu tiempo de estudio en las Oposiciones?



 

Si estás preparando las oposiciones al cuerpo de maestros de infantil, sabes que el tiempo es un recurso escaso y valioso. Tienes que estudiar mucho, repasar, hacer simulacros, preparar la programación didáctica, la defensa oral, etc. Todo ello mientras compaginas tu vida personal, familiar y laboral. Por eso, es fundamental que aproveches al máximo cada minuto que dedicas al estudio, y que lo hagas de forma eficaz y eficiente. Pero, ¿cómo saber si estás aprovechando realmente tu tiempo de estudio? ¿Qué factores influyen en tu rendimiento? ¿Qué estrategias puedes aplicar para mejorar tu productividad y tu motivación? En este artículo, vamos a responder a estas preguntas y a darte algunos consejos prácticos para que optimices tu tiempo de estudio y te acerques a tu meta de conseguir una plaza en las oposiciones de educación infantil.

 

¿Qué es el tiempo de estudio efectivo?

 

Antes de entrar en materia, es importante que definamos qué entendemos por tiempo de estudio efectivo. No se trata simplemente de la cantidad de horas que pasas frente a los libros, sino de la calidad de esas horas. El tiempo de estudio efectivo es aquel que te permite aprender, comprender, memorizar y aplicar los contenidos que necesitas para superar las pruebas de las oposiciones. Es decir, es el tiempo que dedicas a actividades de estudio que realmente te aportan valor y te acercan a tu objetivo. Por el contrario, el tiempo de estudio inefectivo es aquel que desperdicias en actividades que no te ayudan a avanzar, que te distraen, que te generan estrés o que te hacen perder el foco. Por ejemplo, revisar el correo electrónico, consultar las redes sociales, mirar el móvil, interrumpir el estudio para hacer otras tareas, etc.

 

¿Cómo medir tu tiempo de estudio efectivo?

 

Para saber si estás aprovechando realmente tu tiempo de estudio, lo primero que tienes que hacer es medirlo. Existen diferentes formas de hacerlo, pero una de las más sencillas y populares es la técnica Pomodoro. Esta técnica consiste en dividir tu tiempo de estudio en bloques de 25 minutos, llamados pomodoros, separados por pausas de 5 minutos. Cada cuatro pomodoros, haces una pausa más larga de 15 o 20 minutos. De esta forma, consigues mantener tu concentración, evitar la fatiga y mejorar tu rendimiento. Para aplicar esta técnica, solo necesitas un cronómetro, un papel y un lápiz. Cada vez que empieces un pomodoro, anotas la hora de inicio y el tema que vas a estudiar. Cuando termines el pomodoro, anotas la hora de fin y marcas con una X el pomodoro completado. Así, al final del día, podrás ver cuántos pomodoros has hecho, cuánto tiempo has dedicado a cada tema y cuánto tiempo de estudio efectivo has logrado.

 

¿Qué factores influyen en tu tiempo de estudio efectivo?

 

Ahora que ya sabes cómo medir tu tiempo de estudio efectivo, es hora de analizar qué factores pueden influir en él, tanto de forma positiva como negativa. Algunos de estos factores son los siguientes:

 

  1. El ambiente de estudio: es importante que elijas un lugar adecuado para estudiar, que sea tranquilo, cómodo, iluminado, ventilado y libre de distracciones. Evita estudiar en la cama, en el sofá, en la cocina o en lugares con mucho ruido o movimiento. Si puedes, crea tu propio espacio de estudio, donde tengas todo lo que necesitas a mano y donde te sientas a gusto.

  2. El horario de estudio: cada persona tiene un ritmo biológico diferente, y por tanto, unas horas del día en las que se siente más activo y otras en las que se siente más cansado. Es conveniente que adaptes tu horario de estudio a tu ritmo circadiano, y que aproveches las horas en las que estás más despierto y alerta para estudiar los temas más difíciles o que requieren más atención. También es recomendable que establezcas una rutina de estudio, que te marque unos horarios fijos y que los respetes. Así, crearás un hábito de estudio y evitarás la procrastinación.

  3. El material de estudio: otro factor que puede influir en tu tiempo de estudio efectivo es el material que utilizas para estudiar. Es importante que tengas a tu disposición los temarios actualizados, los libros de referencia, los apuntes, los esquemas, los resúmenes, etc. que necesites para preparar las oposiciones. También es aconsejable que organices tu material de estudio, que lo clasifiques por temas, que lo ordenes cronológicamente, que lo revises periódicamente y que lo elimines o sustituyas si está obsoleto o incompleto.

  4. La planificación de estudio: otro aspecto clave para aprovechar tu tiempo de estudio es la planificación. No basta con sentarse a estudiar sin más, sino que hay que tener claro qué, cómo, cuándo y por qué se estudia. Para ello, es necesario que elabores un plan de estudio, que te marque unos objetivos, unas prioridades, unas estrategias y unas revisiones. El plan de estudio debe ser realista, flexible y adaptable, y debe tener en cuenta tu nivel de partida, tu ritmo de aprendizaje, tu disponibilidad de tiempo, tus fortalezas y debilidades, etc. Un buen plan de estudio te ayudará a organizar tu tiempo, a optimizar tus recursos, a controlar tu progreso y a mejorar tu rendimiento.

  5. La motivación de estudio: por último, pero no menos importante, otro factor que puede influir en tu tiempo de estudio efectivo es la motivación. La motivación es el motor que te impulsa a estudiar, que te hace superar las dificultades, que te mantiene enfocado en tu meta y que te hace disfrutar del proceso. La motivación puede ser intrínseca, cuando proviene de tu propio interés, satisfacción o placer por estudiar, o extrínseca, cuando proviene de factores externos, como las recompensas, los reconocimientos o las presiones. Lo ideal es que combines ambos tipos de motivación, y que encuentres tu propia fuente de inspiración para estudiar. Algunas formas de aumentar tu motivación son: recordar tu propósito, visualizar tu éxito, celebrar tus logros, buscar apoyo, variar tus métodos, etc.




 

¿Qué estrategias puedes aplicar para mejorar tu tiempo de estudio efectivo?

 

Ya hemos visto qué factores pueden influir en tu tiempo de estudio efectivo, pero ¿cómo puedes mejorarlos? ¿Qué estrategias puedes aplicar para aprovechar al máximo tu tiempo de estudio? A continuación, te damos algunas ideas que puedes poner en práctica:

 

  1. Elimina las distracciones: una de las principales amenazas para tu tiempo de estudio efectivo son las distracciones, es decir, todo aquello que te aparta de tu tarea y que te hace perder el hilo de lo que estabas haciendo. Las distracciones pueden ser internas, como los pensamientos, las emociones o las sensaciones físicas, o externas, como el móvil, la televisión, el ordenador, las personas, los ruidos, etc. Para eliminar las distracciones, puedes hacer lo siguiente: apaga o silencia el móvil, cierra las pestañas o las aplicaciones que no necesites, avisa a tu familia o a tus compañeros de que no te molesten, ponte unos auriculares con música relajante o ruido blanco, etc.

  2. Establece prioridades: otra estrategia que puedes aplicar para mejorar tu tiempo de estudio efectivo es establecer prioridades, es decir, decidir qué temas o tareas son más importantes, urgentes o difíciles, y dedicarles más tiempo o atención.

  3. Aplica técnicas de estudio activo: otra forma de aprovechar tu tiempo de estudio es aplicar técnicas de estudio activo, que te permiten procesar, asimilar y retener mejor la información. El estudio activo implica que no te limites a leer o a escuchar pasivamente los contenidos, sino que los interactúes, los manipules, los transformes y los apliques. Algunas técnicas de estudio activo que puedes usar son: hacer preguntas, resumir, subrayar, esquematizar, hacer mapas conceptuales, hacer ejercicios, hacer simulacros, autoevaluarte, etc.

  4. Usa la repetición espaciada: otra técnica que puedes usar para mejorar tu tiempo de estudio efectivo es la repetición espaciada, que consiste en repasar los contenidos a intervalos de tiempo cada vez más largos, en función de la curva del olvido. La curva del olvido es un fenómeno que describe cómo la memoria se deteriora con el paso del tiempo, si no se refuerza. Para evitar el olvido, es necesario repasar los contenidos de forma sistemática y programada, siguiendo un calendario de revisiones que se adapte a tu nivel de conocimiento y a tu capacidad de recordar. De esta forma, consolidarás tu memoria a largo plazo y evitarás tener que volver a estudiar lo mismo desde cero.

  5. Aprovecha el efecto de la primera y la última hora: otro truco que puedes usar para mejorar tu tiempo de estudio efectivo es aprovechar el efecto de la primera y la última hora, que se basa en los principios de la primacía y la recencia. Estos principios afirman que tendemos a recordar mejor lo que aprendemos al principio y al final de una sesión de estudio, que lo que aprendemos en el medio. Por eso, es conveniente que dediques la primera y la última hora de tu tiempo de estudio a los temas más importantes, relevantes o difíciles, y que dejes los temas más fáciles, secundarios o conocidos para el medio. Así, reforzarás tu memoria y tu atención sobre lo que más te interesa.

  6. Combina diferentes modalidades de aprendizaje: otra estrategia que puedes aplicar para mejorar tu tiempo de estudio efectivo es combinar diferentes modalidades de aprendizaje, que se refieren a los distintos canales sensoriales que usamos para percibir y procesar la información. Estas modalidades son: visual, auditiva, lectoescritora y kinestésica. Cada persona tiene una preferencia por una o varias de estas modalidades, y por tanto, aprende mejor de una forma u otra. Sin embargo, lo ideal es que combines las diferentes modalidades de aprendizaje, y que uses diferentes recursos y formatos para estudiar. Por ejemplo, puedes leer los temarios, escuchar los audios, ver los vídeos, escribir los resúmenes, hacer los esquemas, etc. Así, estimularás diferentes áreas de tu cerebro y facilitarás la transferencia y la retención de la información.



En este artículo, hemos visto qué es el tiempo de estudio efectivo, cómo medirlo, qué factores influyen en él y qué estrategias puedes aplicar para mejorarlo. Esperamos que te haya resultado útil y que lo pongas en práctica para optimizar tu tiempo de estudio y preparar las oposiciones de educación infantil de la mejor forma posible. Recuerda que el tiempo es oro, y que solo depende de ti cómo lo aproveches.


Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y si nos permites te recomendamos nuestros materiales de Oposiciones. Si estás opositando a maestr@ de Infantil, te ofrecemos un material de primera calidad, actualizado a la normativa vigente (LOMLOE y RD 95/2022 de Infantil). Nuestro material incluye: 25 temas originales y audio-narrados, programaciones y unidades didácticas innovadoras, situaciones de aprendizaje y casos prácticos resueltos, y consejos y orientaciones para superar las pruebas con éxito. Haz clic en la imagen y accede a todo nuestro contenido. ¡Te ayudamos a conseguir tu plaza!




 

71 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page