top of page

Trucos para captar y mantener la atención del tribunal de Oposiciones.



¿Te gustaría saber cómo puedes impresionar al tribunal de oposiciones y conseguir que te escuchen con atención y te valoren positivamente? ¿Quieres evitar que se aburran, se distraigan o se duerman mientras expones tu programación didáctica o tu unidad didáctica? Si la respuesta es sí, sigue leyendo, porque en este artículo te voy a dar algunos trucos para captar y mantener la atención del tribunal de oposiciones, basados en la psicología, la comunicación y la pedagogía.


¿Por qué es importante la atención del tribunal?


La atención es un proceso mental que nos permite seleccionar y concentrarnos en un estímulo o una información, ignorando los demás. Es un recurso limitado y selectivo, que depende de varios factores, como el interés, la motivación, el estado de ánimo, el cansancio, el ruido, etc.


La atención del tribunal es fundamental para que puedas transmitir tu mensaje, demostrar tus conocimientos, habilidades y competencias, y generar una buena impresión. Si el tribunal no te presta atención, no podrá evaluar correctamente tu trabajo, y perderás la oportunidad de destacar entre los demás aspirantes.


Además, la atención del tribunal influye en su actitud y en su memoria. Si consigues captar su atención, lograrás que se sientan más receptivos, interesados y curiosos por lo que les cuentas, y que recuerden mejor lo que les has dicho. Por el contrario, si no logras captar su atención, provocarás que se sientan aburridos, indiferentes y críticos con lo que les cuentas, y que olviden rápidamente lo que les has dicho.


¿Cómo captar la atención del tribunal?


Para captar la atención del tribunal, debes tener en cuenta dos aspectos: el contenido y la forma de tu exposición.


El contenido


El contenido de tu exposición debe ser relevante, coherente, original y adaptado al nivel y a las expectativas del tribunal. Para ello, debes seguir estos consejos:


  • Selecciona la información más importante: No intentes abarcar todo lo que sabes sobre el tema, sino solo lo que sea más relevante y significativo para el tribunal. Haz un esquema previo de los puntos clave que quieres tratar, y ordénalos de forma lógica y coherente. Evita incluir datos innecesarios, redundantes o irrelevantes, que puedan distraer o confundir al tribunal.

  • Aporta valor añadido: No te limites a repetir lo que dice el temario, el currículo o los libros de texto, sino que intenta aportar algo nuevo, original y personal, que demuestre tu creatividad, tu iniciativa y tu capacidad de innovar. Por ejemplo, puedes incluir ejemplos, anécdotas, experiencias, proyectos, recursos, actividades, etc., que hayas diseñado, realizado o utilizado en tu práctica docente, o que te gustaría hacer en el futuro.

  • Utiliza un lenguaje adecuado: El lenguaje que utilices debe ser claro, preciso, correcto y adaptado al nivel y al contexto del tribunal. Evita los tecnicismos, las jergas, las abreviaturas, las muletillas, los errores gramaticales o de pronunciación, etc., que puedan dificultar la comprensión o la credibilidad de tu exposición. Utiliza un vocabulario variado, pero no rebuscado, y explica los conceptos que puedan ser desconocidos o ambiguos para el tribunal.


La forma


La forma de tu exposición debe ser atractiva, dinámica, fluida y expresiva. Para ello, debes seguir estos consejos:


  • Prepara bien tu exposición: No improvises ni te confíes, sino que ensaya tu exposición varias veces, con antelación, cronometrando el tiempo, revisando el contenido, corrigiendo los errores, etc. Así podrás mejorar tu seguridad, tu confianza y tu soltura, y evitarás los nervios, los olvidos o los bloqueos. También puedes grabarte o pedir la opinión de alguien que te escuche y te dé feedback.

  • Utiliza ayudas visuales: Las ayudas visuales, como las diapositivas, los carteles, los esquemas, los gráficos, las imágenes, los vídeos, etc., pueden ayudarte a captar la atención del tribunal, a reforzar tu mensaje, a ilustrar tus ideas, a facilitar la comprensión, etc. Pero no abuses de ellas, ni las conviertas en el centro de tu exposición, sino que úsalas como un complemento, y asegúrate de que sean de calidad, legibles, relevantes y coherentes con tu discurso.

  • Modula tu voz: La voz es un elemento clave para captar la atención del tribunal, ya que transmite tu emoción, tu entusiasmo, tu seguridad, tu credibilidad, etc. Por eso, debes cuidar tu voz, y evitar que sea monótona, baja, rápida, titubeante, etc. Para ello, debes modular tu voz, variando el tono, el volumen, el ritmo, la entonación, etc., según el contenido y el contexto de tu exposición. También debes hacer pausas, respirar bien, articular correctamente, etc.

  • Mira al tribunal: La mirada es otro elemento clave para captar la atención del tribunal, ya que transmite tu interés, tu respeto, tu confianza, tu sinceridad, etc. Por eso, debes mirar al tribunal, y evitar mirar al suelo, al techo, a la pared, a tus notas, etc. Para ello, debes distribuir tu mirada entre los miembros del tribunal, sin fijarte en uno solo, ni evitar a ninguno, y sin ser invasivo, ni intimidatorio. También debes sonreír, asentir, etc., para mostrar tu actitud positiva y cordial.



¿Cómo mantener la atención del tribunal?


Para mantener la atención del tribunal, debes tener en cuenta tres aspectos: el inicio, el desarrollo y el final de tu exposición.


El inicio


El inicio de tu exposición es crucial para captar la atención del tribunal, y generar una primera impresión positiva. Para ello, debes seguir estos consejos:


  • Saluda al tribunal: Antes de empezar tu exposición, debes saludar al tribunal, de forma educada y formal, presentarte brevemente, y agradecerles su atención y su tiempo. Así mostrarás tu respeto y tu cortesía, y crearás un clima de confianza y de cercanía.

  • Introduce el tema: Después de saludar al tribunal, debes introducir el tema de tu exposición, de forma clara y concisa, explicando el título, el objetivo, el contenido y la estructura de tu exposición. Así orientarás al tribunal sobre lo que vas a hablar, y despertarás su interés y su curiosidad.

  • Crea expectativa: Además de introducir el tema, debes crear expectativa sobre tu exposición, de forma que el tribunal quiera seguir escuchándote, y se pregunte qué vas a contarles. Para ello, puedes usar un gancho, una pregunta, una cita, una estadística, una anécdota, etc., que sea sorprendente, provocativa, emotiva, etc., y que esté relacionada con tu tema. Por ejemplo, puedes comenzar con una breve anécdota que ilustre el tema que vas a tratar, o con una pregunta provocativa que suscite la curiosidad del tribunal. Otra opción es comenzar con una cita relevante que sea relevante para el tema de tu discurso. De cualquier manera, lo importante es que evites el comienzo típico y aburrido que utilizan muchos otros candidatos. Con una introducción creativa y atractiva, podrás captar la atención del tribunal desde el primer momento y llamar su atención hacia lo que vas a decir. Por lo tanto, no tiene mucho sentido comenzar tu discurso con esa información, ya que no es algo que sorprenda o llame la atención del tribunal.


El desarrollo


  • Sigue un orden lógico: El desarrollo de tu exposición debe seguir un orden lógico, que facilite la comprensión y la memorización del tribunal. Puedes usar diferentes tipos de orden, según el contenido y el objetivo de tu exposición, como el orden cronológico, el orden causal, el orden problemático, el orden comparativo, etc. Lo importante es que haya una conexión y una coherencia entre los diferentes puntos que trates, y que no saltes de un tema a otro sin sentido.

  • Divide tu exposición en partes: Para que tu exposición no sea monótona, ni abrumadora, ni confusa, debes dividirla en partes, y señalizarlas al tribunal, tanto verbalmente como visualmente. Puedes usar títulos, subtítulos, números, letras, colores, etc., para marcar las diferentes partes de tu exposición, y anunciarlas al tribunal, antes de empezar cada una. Así facilitarás la estructura y la organización de tu exposición, y ayudarás al tribunal a seguir el hilo de tu discurso.

  • Explica cada punto con claridad: Cada punto que desarrolles en tu exposición debe estar bien explicado, con argumentos, datos, ejemplos, etc., que lo apoyen y lo justifiquen. No des por hecho que el tribunal sabe todo lo que tú sabes, ni que comparte tu opinión, sino que demuestra tu conocimiento y tu criterio, con evidencias y fuentes. También puedes usar preguntas retóricas, analogías, metáforas, etc., para ilustrar y reforzar tus puntos, y para involucrar al tribunal en tu exposición.

  • Relaciona los puntos entre sí: No basta con explicar cada punto por separado, sino que también debes relacionarlos entre sí, y con el tema general de tu exposición. Para ello, puedes usar conectores, transiciones, recapitulaciones, etc., que sirvan de enlace entre los diferentes puntos, y que muestren la coherencia y la cohesión de tu exposición. Así evitarás que tu exposición parezca un conjunto de ideas sueltas, sin relación ni sentido.

  • Mantén la calma y la serenidad en todo momento. Mantener la calma y la serenidad en una situación de tensión como una oposición puede ser un desafío. Sin embargo, es importante mantener la compostura para poder presentar su mejor versión y demostrar su conocimiento y competencia. Algunas cosas que puede hacer para ayudar a mantener la calma son: Respirar profundamente y relajar los músculos de su cuerpo. Hablar lentamente y con claridad para evitar tartamudear o balbucear. Evitar interrumpir al tribunal y esperar pacientemente a que termine de hacer su pregunta. Escuchar atentamente la pregunta y asegurarse de entenderla completamente antes de responder. Evitar mostrar signos de nerviosismo, como sudar o temblar, ya que pueden distraer al tribunal y hacer que pierda su atención. Recordar que el tribunal está evaluando su conocimiento y competencia en el tema, no su capacidad para mantener la calma en situaciones estresantes, por lo que no hay necesidad de presionarse demasiado. Si se siente nervioso, trate de recordar que ha estudiado y preparado para esta situación y confíe en sus habilidades.

  • Escucha atentamente las preguntas del tribunal y asegurarse de entenderlas completamente antes de responder. Esto ayudará a evitar confusiones y malentendidos, y le permitirá dar una respuesta precisa y concisa. Algunas cosas que puede hacer para mejorar su capacidad de escuchar y entender las preguntas del tribunal son: Enfocarse en la persona que está haciendo la pregunta y prestar atención a su lenguaje corporal y tono de voz. No interrumpir al tribunal mientras hace su pregunta y esperar pacientemente a que termine. Repetir la pregunta en su mente o en voz alta para asegurarse de haberla entendido correctamente. Hacer preguntas de aclaración si no está seguro de algo o si necesita más información para responder adecuadamente. Evitar distracciones externas, como mirar hacia fuera de la ventana o juguetear con sus manos, y en su lugar enfocarse en la pregunta del tribunal.

  • Habla con claridad y en voz alta para que el tribunal pueda escuchar bien su respuesta. Hablar con claridad y en voz alta es importante para que el tribunal pueda escuchar bien su respuesta y evaluar su conocimiento y competencia en el tema. Si habla demasiado bajo o de manera confusa, puede resultar difícil para el tribunal entender lo que está diciendo, lo que puede afectar su evaluación.

  • Evita dar respuestas largas o confusas, y en su lugar, ser conciso y claro en sus respuestas. Dar respuestas largas o confusas puede desconcertar al tribunal y hacer que pierda su atención. Por lo tanto, es importante evitar dar respuestas demasiado largas o que no aporten nada al tema en cuestión, y en su lugar, ser conciso y claro en sus respuestas. (Usar ejemplos concretos y explicaciones claras para ilustrar su respuesta y hacerla más fácil de comprender. Evitar hablar en términos muy técnicos o usar un lenguaje demasiado académico Concluir su respuesta de manera clara y concisa, sin dar rodeos innecesarios.

  • Demuestra tu conocimiento y competencia en el tema al responder las preguntas del tribunal. Uno de los objetivos de una oposición es demostrar su conocimiento y competencia en el tema que se está evaluando. Por lo tanto, es importante que, al responder las preguntas del tribunal, muestre que tiene un conocimiento profundo y detallado del tema y que es capaz de aplicarlo en situaciones concretas. Un buen ejemplo de esto sería: Dar respuestas precisas y concisas que demuestren su conocimiento y su capacidad para aplicarlo en situaciones concretas., Usar ejemplos concretos y explicaciones claras para ilustrar su respuesta y hacerla más fácil de comprender. Evitar mostrar signos de nerviosismo o falta de confianza en su conocimiento, ya que pueden disuadir al tribunal.

  • Muestra interés y entusiasmo en el tema que está tratando. Mostrar interés y entusiasmo en el tema que se está tratando en una oposición puede ayudar a mantener la atención del tribunal y a destacar entre los demás candidatos. Si muestra interés y entusiasmo por el tema, el tribunal podrá ver que está comprometido y que está dispuesto a profundizar en él.



El final


El final de tu exposición es el momento en el que debes cerrar tu mensaje, de forma clara y contundente, y dejar una última impresión positiva en el tribunal. Para ello, puedes seguir estos consejos:


  • Resume lo más importante: Al final de tu exposición, debes hacer un resumen de los puntos más importantes que has tratado, de forma breve y concisa, para reforzar tu mensaje y facilitar la memorización. No introduzcas información nueva, ni repitas lo que ya has dicho, sino que sintetiza lo esencial de tu exposición.

  • Responde a la pregunta inicial: Si al inicio de tu exposición has planteado una pregunta, una duda, un problema, etc., que haya generado expectativa en el tribunal, debes responderla al final de tu exposición, de forma clara y satisfactoria, para resolver la incógnita y cerrar el bucle. Así demostrarás que has cumplido con el objetivo de tu exposición, y que has sabido mantener la atención del tribunal hasta el final.

  • Termina con una frase impactante: Además de resumir y responder, debes terminar tu exposición con una frase impactante, que sea memorable, inspiradora, emotiva, etc., y que esté relacionada con tu tema. Así dejarás una huella en el tribunal, y les harás reflexionar, sentir o actuar. Por ejemplo, puedes usar una cita, una recomendación, una invitación, una conclusión, etc., que resuma tu mensaje o que llame a la acción.

  • Despídete del tribunal: Después de terminar tu exposición, debes despedirte del tribunal, de forma educada y formal, agradeciéndoles de nuevo su atención y su tiempo, y mostrándote disponible para responder a sus preguntas o comentarios. Así mostrarás tu respeto y tu cortesía, y crearás un clima de confianza y de cercanía. Dar las gracias al tribunal por su tiempo y atención después de haber respondido a todas las preguntas es un gesto de cortesía y respeto que puede influir positivamente en su evaluación. Al agradecer al tribunal, demuestra que valora su tiempo y que está agradecido por la oportunidad de presentarse a la oposición. Algunas cosas que puede hacer para dar las gracias al tribunal son: Esperar a que el tribunal termine de hacer todas las preguntas y haya finalizado la entrevista. Levantarse de su silla y diríjase al tribunal con una sonrisa y una actitud amable y respetuosa. Dar las gracias al tribunal por su tiempo y atención, y exprese su agradecimiento por la oportunidad de presentarse a la oposición. Asegurarse de mirar a cada uno de los miembros del tribunal a los ojos mientras les da las gracias, para mostrar interés y respeto. Evitar dar las gracias de forma apresurada o confusa,

En este artículo te he dado algunos trucos para captar y mantener la atención del tribunal de oposiciones, basados en la psicología, la comunicación y la pedagogía. Estos trucos te ayudarán a mejorar tu exposición, a demostrar tus conocimientos, habilidades y competencias, y a generar una buena impresión en el tribunal. Espero que te hayan sido útiles, y que los pongas en práctica en tu próxima oposición. Recuerda que la atención del tribunal es fundamental para conseguir tu plaza de maestro de infantil, y que depende en gran medida de ti. Así que no dejes nada al azar, y prepara bien tu exposición, con contenido y forma de calidad. Y sobre todo, disfruta de tu exposición, y transmite tu pasión por la educación. ¡Mucha suerte!


Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y si nos permites te recomendamos nuestros materiales de Oposiciones. Si estás opositando a maestr@ de Infantil, te ofrecemos un material de primera calidad, actualizado a la normativa vigente (LOMLOE y RD 95/2022 de Infantil). Nuestro material incluye: 25 temas originales y audio-narrados, programaciones y unidades didácticas innovadoras, situaciones de aprendizaje y casos prácticos resueltos, y consejos y orientaciones para superar las pruebas con éxito. Haz clic en la imagen y accede a todo nuestro contenido. ¡Te ayudamos a conseguir tu plaza!



1778 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page