top of page

Por qué te puedes quedar en blanco en un examen de Oposiciones y cómo evitarlo




¿Te ha pasado alguna vez que, estando frente a un examen de oposiciones, te quedas en blanco y no sabes qué responder? ¿Sientes que todo el esfuerzo y el tiempo que has dedicado al estudio se han esfumado en un instante? ¿Te invade el pánico y la frustración y no consigues concentrarte? Si has respondido que sí a alguna de estas preguntas, no te preocupes, no eres el único. El bloqueo mental en un examen de oposiciones es un fenómeno muy común que afecta a muchos opositores.


Pero, ¿qué es el bloqueo mental y por qué se produce? ¿Se puede prevenir o evitar? ¿Qué hacer si te ocurre en pleno examen? En este artículo, vamos a intentar responder a estas y otras cuestiones, y te daremos algunos consejos prácticos para que puedas superar el bloqueo mental y afrontar tus exámenes de oposiciones con más confianza y seguridad. ¡Sigue leyendo y descubre cómo!


¿Qué es el bloqueo mental y por qué se produce?


El bloqueo mental es la incapacidad temporal para acceder a la información almacenada en la memoria, o para generar nuevas ideas o soluciones. Se trata de un estado de confusión, vacío o parálisis mental que impide el normal funcionamiento cognitivo. El bloqueo mental suele estar asociado a situaciones de estrés, ansiedad, presión o miedo, como puede ser un examen de oposiciones.


Existen diferentes factores que pueden provocar o favorecer el bloqueo mental en un examen de oposiciones, entre los que podemos destacar los siguientes:


  • La falta de preparación o de repaso del temario. Si no has estudiado lo suficiente o no has repasado los contenidos antes del examen, es más probable que te quedes en blanco ante una pregunta que no recuerdas o que no entiendes.

  • La falta de descanso o de sueño. El sueño es fundamental para consolidar la memoria y para mantener el cerebro en óptimas condiciones. Si no has dormido bien la noche anterior al examen, o si estás cansado o fatigado, tu capacidad de atención, concentración y memoria se verá reducida, y tendrás más dificultades para recordar o razonar.

  • La falta de alimentación o de hidratación. El cerebro necesita nutrientes y agua para funcionar correctamente. Si no has comido bien o no te has hidratado antes del examen, tu nivel de glucosa y de oxígeno en el cerebro disminuirá, y con ello tu rendimiento cognitivo.

  • La falta de confianza o de autoestima. Si tienes una imagen negativa de ti mismo o de tus capacidades, si te sientes inseguro o inferior a los demás, si te autoexiges demasiado o si te anticipas al fracaso, estarás generando un estado emocional negativo que afectará a tu motivación, a tu ánimo y a tu concentración. Además, estarás activando el sistema nervioso simpático, que es el responsable de la respuesta de lucha o huida ante el peligro, y que produce una serie de cambios fisiológicos que pueden interferir en el proceso cognitivo, como el aumento de la frecuencia cardíaca, la respiración, la tensión muscular o la sudoración.

  • La falta de control o de gestión del tiempo. Si no sabes cómo distribuir el tiempo disponible para el examen, si te demoras demasiado en una pregunta o si te quedas sin tiempo para terminar, estarás creando una situación de estrés y de presión que puede bloquear tu mente y hacerte perder el hilo del examen.

  • La falta de atención o de concentración. Si te distraes con facilidad, si no prestas atención a las instrucciones o a las preguntas, si te dejas llevar por los pensamientos irrelevantes o por las emociones negativas, estarás perdiendo el foco del examen y dificultando el acceso a la información que necesitas.


Como ves, el bloqueo mental en un examen de oposiciones no es algo que ocurra por casualidad, sino que tiene unas causas que se pueden identificar y prevenir. A continuación, te damos algunos consejos para que puedas evitar el bloqueo mental y mejorar tu rendimiento en los exámenes de oposiciones.



¿Cómo evitar el bloqueo mental en un examen de oposiciones?

Para evitar el bloqueo mental en un examen de oposiciones, lo primero que debes hacer es prepararte adecuadamente para el examen, tanto a nivel académico como a nivel personal. Esto implica:


  • Estudiar el temario con antelación, siguiendo un plan de estudio que se adapte a tus necesidades y a tu ritmo de aprendizaje. No dejes todo para el último momento, ni te confíes por haber estudiado mucho. Repasa los contenidos con regularidad, utilizando técnicas de memorización, de comprensión y de aplicación que te ayuden a consolidar lo aprendido. Haz simulacros de examen, resuelve ejercicios y casos prácticos, y pon a prueba tus conocimientos.

  • Descansar y dormir bien antes del examen. Procura dormir al menos 8 horas la noche anterior al examen, y evita las actividades que puedan alterar tu sueño, como ver la televisión, usar el móvil o consumir cafeína o alcohol. Si puedes, haz una siesta de 20 minutos antes del examen, para relajar tu mente y recargar tu energía.

  • Alimentarte e hidratarte correctamente antes y durante el examen. Come alimentos ligeros, nutritivos y energéticos, como frutas, frutos secos, cereales o yogur. Evita las comidas pesadas, grasas o picantes, que puedan causarte indigestión o malestar. Bebe agua con frecuencia, para mantener tu cerebro hidratado y oxigenado. Evita las bebidas azucaradas, alcohólicas o estimulantes, que puedan alterar tu estado de ánimo o tu nivel de glucosa.

  • Aumentar tu confianza y tu autoestima. Piensa en positivo, reconoce tus fortalezas y tus logros, y valora el esfuerzo y el tiempo que has dedicado al estudio. No te compares con los demás, ni te dejes influir por sus opiniones o resultados. Sé realista, pero también optimista. Fíjate metas alcanzables, y celebra cada paso que das hacia ellas. No te autoexijas demasiado, ni te anticipes al fracaso. Recuerda que el examen es una oportunidad para demostrar lo que sabes, no para castigarte por lo que no sabes.

  • Controlar y gestionar el tiempo del examen. Antes de empezar el examen, lee atentamente las instrucciones y las preguntas, y calcula el tiempo que tienes para cada una. Prioriza las preguntas que te resulten más fáciles o que tengan más peso en la nota, y deja para el final las que te resulten más difíciles o que tengan menos peso. No te demores demasiado en una pregunta, y si no sabes la respuesta, pasa a la siguiente. Deja un margen de tiempo para revisar el examen y corregir posibles errores.

  • Mantener la atención y la concentración durante el examen. Evita las distracciones externas, como el ruido, la luz o el movimiento, y las distracciones internas, como los pensamientos, las emociones o las sensaciones. Concéntrate en el examen, y en cada pregunta que estés respondiendo. No pienses en lo que has hecho antes, ni en lo que te queda por hacer. No te preocupes por lo que hagan o digan los demás. Respira profundamente, y relaja tu cuerpo y tu mente.


Siguiendo estos consejos, podrás reducir las probabilidades de sufrir un bloqueo mental en un examen de oposiciones, y aumentar las posibilidades de obtener un buen resultado.




¿Qué hacer si te quedas en blanco en un examen de oposiciones?



A pesar de haber seguido los consejos anteriores, puede que en algún momento del examen te encuentres ante una situación que te bloquea y te deja en blanco. No te alarmes, no es el fin del mundo. Lo importante es saber cómo reaccionar y cómo recuperar el control de la situación. Aquí tienes algunos pasos que puedes seguir si te quedas en blanco en un examen de oposiciones:


  • Respira profundamente y tranquilízate. El bloqueo mental suele estar causado por el estrés y la ansiedad, que activan el sistema nervioso simpático y te ponen en modo de alerta. Para contrarrestar este efecto, debes activar el sistema nervioso parasimpático, que te ayuda a relajarte y a calmarte. Para ello, respira profundamente por la nariz, llenando tu abdomen de aire, y exhala lentamente por la boca, vaciando tu abdomen. Repite este ejercicio varias veces, hasta que notes que tu ritmo cardíaco y tu tensión muscular disminuyen.

  • Cambia de pregunta o sigue con otro punto del tema. Si te quedas en blanco en una pregunta, o en un punto del tema que te ha tocado, no te obsesiones , ni pierdas el tiempo intentando recordar la respuesta. Lo más probable es que, cuanto más lo intentes, más te bloquees. Lo mejor es que pases a otra pregunta o a otro tema que te resulte más fácil o familiar, y que te permita recuperar la confianza y la fluidez. Así, podrás activar otras áreas de tu cerebro y facilitar el acceso a la información que buscas. Una vez que hayas respondido a otras preguntas o a otro punto del tema a desarrollar, puedes volver a la que te bloqueó, y quizás la respuesta te venga a la mente con más facilidad.

  • Usa la lógica y el sentido común. Si no recuerdas la respuesta exacta a una pregunta, pero tienes una idea general del tema, puedes intentar deducirla o aproximarte a ella usando la lógica y el sentido común. Para ello, puedes apoyarte en los conocimientos previos que tengas, en las pistas que te dé el enunciado o el contexto, o en las opciones de respuesta si se trata de un examen tipo test. No te inventes la respuesta, ni digas algo que no tenga nada que ver, pero tampoco dejes la pregunta en blanco. A veces, una respuesta parcial o aproximada puede valer más que ninguna respuesta.

  • Pide ayuda o aclara tus dudas. Si tienes la posibilidad de hacerlo, puedes pedir ayuda o aclarar tus dudas al tribunal o al profesor que esté supervisando el examen. No se trata de que te den la respuesta, sino de que te orienten o te guíen para que la encuentres por ti mismo. Por ejemplo, puedes pedir que te repitan o te reformulen la pregunta, que te den algún ejemplo o que te expliquen algún concepto que no entiendas. Eso sí, no abuses de esta opción, ni la uses como excusa para no estudiar o para distraer al tribunal o al profesor. Solo recurre a ella cuando sea realmente necesario y cuando creas que puede serte útil.

  • Acepta el error y sigue adelante. Si, a pesar de todo, no consigues responder a una pregunta, o te das cuenta de que has respondido mal, no te castigues ni te desanimes. Acepta el error como parte del proceso de aprendizaje, y sigue adelante con el examen. No dejes que un fallo te afecte al resto del examen, ni que condicione tu actitud o tu rendimiento. Piensa que nadie es perfecto, y que una pregunta no define todo el examen. Lo importante es que hagas lo mejor que puedas, y que no te rindas.


Siguiendo estos pasos, podrás superar el bloqueo mental en un examen de oposiciones, y minimizar su impacto en tu nota y en tu estado de ánimo. Recuerda que el bloqueo mental no es una señal de que no sepas o de que no valgas, sino de que estás nervioso o de que necesitas cambiar de estrategia. Con una buena preparación, una actitud positiva y una buena gestión del examen, podrás evitar o superar el bloqueo mental, y conseguir tu objetivo de aprobar las oposiciones.


Esperamos que este artículo te haya sido útil, y que te haya dado algunas claves para afrontar tus exámenes de oposiciones con más confianza y seguridad. Recuerda que el bloqueo mental no es un obstáculo insuperable, sino un reto que puedes superar con esfuerzo, constancia y optimismo. ¡Mucha suerte y ánimo!


Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y si nos permites te recomendamos nuestros materiales de Oposiciones. Si estás opositando a maestr@ de Infantil, te ofrecemos un material de primera calidad, actualizado a la normativa vigente (LOMLOE y RD 95/2022 de Infantil). Nuestro material incluye: 25 temas originales y audio-narrados, programaciones y unidades didácticas innovadoras, situaciones de aprendizaje y casos prácticos resueltos, y consejos y orientaciones para superar las pruebas con éxito. Haz clic en la imagen y accede a todo nuestro contenido. ¡Te ayudamos a conseguir tu plaza!







688 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page