top of page

Mitos en la preparación de las Oposiciones de Maestro/a. ¿Qué hay de cierto?


Es común que los aspirantes a maestros/as se sientan abrumados y confundidos por los mitos que rodean a las oposiciones. A menudo, estos mitos pueden ser perjudiciales y desalentadores para los candidatos, lo que resulta en una preparación inadecuada y una baja autoestima.


1, Necesitas tener una formación académica excepcional para aprobar las oposiciones


Es común que muchos aspirantes a maestros/as crean que necesitan tener una formación académica excepcional para poder aprobar las oposiciones. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Si bien es importante tener una buena formación académica, hay otros factores que también son importantes a la hora de prepararse para las oposiciones.


Por ejemplo, la capacidad de organización y planificación es fundamental para una buena preparación. Es necesario establecer un plan de estudio que permita repasar todos los temas y materias que se evaluarán en las oposiciones. Además, es importante dedicar tiempo y esfuerzo a la preparación, ya que esto permitirá afianzar los conocimientos y habilidades necesarias para aprobar.


Otro factor importante es la capacidad de análisis y síntesis. En las oposiciones, se evalúa la capacidad del aspirante para analizar y sintetizar información, así como para aplicar los conocimientos adquiridos en situaciones reales. Por lo tanto, es fundamental desarrollar estas habilidades durante la preparación.


2. Opositar es solo aprobar un examen.


"Opositar trasciende la idea simplista de aprobar un mero examen. Implica sumergirse en un complejo proceso que va más allá de responder preguntas. Este proceso está compuesto por varias fases eliminatorias, cada una de las cuales presenta sus propios desafíos y oportunidades para demostrar tu valía como candidato a una plaza de maestro/a.


Para comprender mejor la verdadera naturaleza de las oposiciones, es fundamental reconocer que no se trata únicamente de aprobar un examen escrito. Aunque este es un paso crucial, es solo el principio. En el camino hacia el éxito, los opositores deben superar obstáculos adicionales, como las pruebas orales y la presentación de una programación didáctica, una unidad didáctica o una situación de aprendizaje.


3. Necesitas tener años de experiencia en el aula para aprobar las oposiciones.


Es común que muchos aspirantes a maestros/as crean que necesitan tener años de experiencia en el aula para poder aprobar las oposiciones. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Si bien la experiencia es valiosa, no es un requisito absoluto para aprobar las oposiciones.


Lo que realmente importa es cómo se utiliza la experiencia y los conocimientos adquiridos para responder a las preguntas de la oposición. Es decir, no se trata tanto de la cantidad de años de experiencia que se tenga, sino de cómo se ha utilizado esa experiencia para mejorar como docente y cómo se puede aplicar ese conocimiento al contexto de las oposiciones.


Por ejemplo, un candidato con pocos años de experiencia en el aula pero con una buena formación académica y una sólida preparación para las oposiciones, puede tener una ventaja sobre un candidato con muchos años de experiencia pero que no ha dedicado tiempo y esfuerzo a la preparación específica para las oposiciones.




4. No es posible opositar mientras trabajas.


La ardua preparación para las oposiciones puede parecer un desafío insuperable cuando ya tienes un trabajo o una vida social activa. Sin embargo, este mito es precisamente eso, un mito. La verdad es que es completamente posible perseguir tu sueño de convertirte en maestro/a mientras mantienes tus compromisos laborales y sociales. La clave para desmontar este mito radica en una planificación cuidadosa y el aprovechamiento efectivo del tiempo disponible.


5. Necesitas invertir grandes cantidades de dinero en cursos y materiales de estudio para aprobar las oposiciones


Es cierto que existen numerosos cursos y materiales de estudio disponibles en el mercado, diseñados específicamente para la preparación de las oposiciones. Estos recursos pueden proporcionar información adicional, estrategias de estudio y ejercicios prácticos que pueden ser de gran ayuda para los aspirantes. Sin embargo, no son la única vía para alcanzar el éxito.


La clave está en la planificación y organización adecuada de los recursos disponibles. Por ejemplo, se puede aprovechar la bibliografía recomendada por las convocatorias oficiales, que suele ser accesible en bibliotecas o en línea de forma gratuita o a un costo mínimo. Además, existen numerosos recursos gratuitos en internet, como guías de estudio, exámenes de años anteriores y materiales didácticos compartidos por otros profesionales.



6. Con aprobar es suficiente


Aquí nos enfrentamos a uno de los mitos más peligrosos y engañosos en el mundo de las oposiciones. La creencia de que obtener un aprobado es todo lo que necesitas para asegurar una plaza es completamente errónea y puede llevar a la decepción y al fracaso. No te conformes con el aprobado, ve por la máxima nota. Las plazas se otorgan a quienes obtienen las calificaciones más altas.


La verdad es que en las oposiciones, las plazas no se otorgan simplemente a quienes han conseguido el aprobado. En lugar de conformarte con la mediocridad, deberías aspirar a obtener la máxima puntuación posible.



7. Opositar te garantiza una vida relajada como funcionario/a.


Esta percepción está lejos de la verdad, y es crucial comprender la verdadera realidad antes de embarcarse en este camino. La verdad es que ser funcionario o funcionaria, si bien brinda cierta estabilidad laboral y beneficios, está lejos de ser una garantía de una vida relajada. Aquí hay varias razones para ello. Responsabilidades continuas: Como maestro o maestra, tienes la responsabilidad de educar y cuidar de la próxima generación. Esto implica una carga de trabajo constante que va más allá del tiempo en el aula. Debes planificar lecciones, evaluar el progreso de los estudiantes, mantener la comunicación con los padres y mantener tus conocimientos actualizados. Cambio constante: La educación es un campo en constante evolución. Las metodologías, las tecnologías y los enfoques pedagógicos cambian con el tiempo. Como docente, debes estar dispuesto a adaptarte y aprender de manera continua para brindar una educación de calidad. Demandas emocionales: Trabajar con niños y niñas puede ser gratificante, pero también emocionalmente agotador. Debes estar preparado para lidiar con situaciones emocionales y desafiantes a lo largo de tu carrera, desde conflictos en el aula hasta preocupaciones de salud de los estudiantes. Compromiso a largo plazo: Una vez que obtienes tu plaza como funcionario o funcionaria, es probable que trabajes en esta área durante más de 30 años. Por lo tanto, es fundamental que te apasione la enseñanza y que estés comprometido a largo plazo con esta profesión.


Para ilustrar esta realidad, considera el siguiente ejemplo: Imagina que has aprobado tus oposiciones y ahora eres un funcionario o funcionaria. Al principio, puedes disfrutar de la estabilidad laboral y los beneficios asociados con el cargo. Sin embargo, con el tiempo, te das cuenta de que ser maestro o maestra implica un compromiso constante y que debes mantenerte actualizado en las últimas tendencias educativas y abordar las necesidades cambiantes de los estudiantes.



8. La experiencia previa como docente no es importante.


La experiencia docente es un tesoro que no debe subestimarse en el mundo de las oposiciones. A menudo, existe una creencia errónea de que ser novato en la enseñanza puede ser igual de ventajoso que tener experiencia previa. Sin embargo, la realidad es que la experiencia como docente puede ser un activo extremadamente valioso y puede marcar la diferencia en tu éxito en las oposiciones. Aquí hay varias razones por las que la experiencia docente es esencial y cómo puede demostrar tu capacidad para aplicar la teoría en la práctica: Conocimiento práctico: La experiencia en el aula te brinda una comprensión práctica de cómo funcionan las teorías educativas en la vida real. Has interactuado con estudiantes, has adaptado tu enseñanza a sus necesidades y has resuelto desafíos reales en el proceso de aprendizaje. Ejemplos concretos: Cuando te enfrentas a la tarea de crear una programación o realizar una exposición oral, tu experiencia docente te permite respaldar tus ideas con ejemplos concretos. Puedes utilizar anécdotas de tu tiempo en el aula para ilustrar cómo implementarías ciertos enfoques pedagógicos o estrategias de enseñanza. Prueba de competencia: Tu experiencia previa en la enseñanza puede ser una evidencia sólida de tu competencia como docente. Los tribunales de oposición valoran la capacidad de aplicar la teoría en la práctica, y tu experiencia te permite demostrar que puedes hacerlo de manera efectiva. Mayor confianza: La experiencia previa como docente suele estar relacionada con una mayor confianza en el aula y en la exposición oral. Sabes cómo gestionar a los estudiantes, responder a sus preguntas y mantener la calma en situaciones desafiantes, lo que puede destacarte durante las pruebas prácticas.


Para ilustrar esta realidad, considera el siguiente ejemplo: Imagina que eres un candidato a las oposiciones para el puesto de maestro de primaria y tienes tres años de experiencia enseñando en una escuela. Durante la fase de exposición oral, puedes utilizar ejemplos específicos de cómo implementaste con éxito estrategias de enseñanza centradas en el estudiante en tu salón de clases. Puedes hablar sobre cómo adaptaste tus métodos para abordar las necesidades individuales de los estudiantes y cómo viste mejoras en su rendimiento académico como resultado de tus enfoques innovadores.



9. No es necesario conocer la normativa educativa actual.


Muchos opositores caen en el error de subestimar la importancia de estar al día con la normativa educativa vigente. Algunos pueden pensar que simplemente estudiando los contenidos más generales podrán aprobar el examen de oposición, pero esta percepción está lejos de la realidad. La educación es un campo en constante evolución, y las políticas, leyes y regulaciones cambian con el tiempo. Aquí es donde entra en juego el conocimiento actualizado de la normativa.


Imagina que estás preparándote para opositar como maestro o maestra de Educación Infantil. En tu programación didáctica y en la exposición oral, es fundamental demostrar que comprendes y aplicas la normativa educativa relevante para la etapa de Educación Infantil en tu país o región. Esto incluye leyes sobre el currículo, los derechos de los niños, la inclusión de estudiantes con necesidades especiales, y más. Si no estás al tanto de estos aspectos legales, tu programación podría estar desactualizada y no cumplir con los requisitos actuales.


Además, durante la exposición oral, es probable que el tribunal te haga preguntas relacionadas con la normativa educativa. Si no puedes proporcionar respuestas actualizadas y relevantes, mostrarás una falta de preparación que podría perjudicar tu evaluación.



10. Puedes dejar la práctica de ejercicios para el último momento.


Algunos opositores creen que pueden concentrarse en el estudio teórico y dejar la práctica de ejercicios para las etapas finales de su preparación. Sin embargo, esta estrategia es arriesgada y puede resultar en un desempeño deficiente en los exámenes prácticos.


La práctica constante es esencial para perfeccionar tus habilidades. Al igual que un atleta que entrena regularmente para mejorar su rendimiento, un opositor debe practicar de manera continua para dominar las habilidades requeridas en las oposiciones.


Además, la práctica te ayuda a familiarizarte con el formato y las demandas de los ejercicios prácticos. Puedes identificar áreas en las que necesitas mejorar y trabajar en ellas a lo largo del tiempo. Esto te permite abordar tus debilidades y convertirlas en fortalezas antes del día del examen.


Dejar la práctica de ejercicios para el último momento puede aumentar el estrés y la ansiedad, ya que te enfrentarás a situaciones que no has dominado adecuadamente. En cambio, establece un horario de práctica regular como parte integral de tu preparación para las oposiciones. Esto te permitirá construir gradualmente tus habilidades y abordar cualquier desafío con confianza.



Desmitificar las creencias erróneas que rodean a las oposiciones de Maestro/a es esencial para aquellos que aspiran a una plaza en la educación infantil. Estos mitos pueden llevar a la confusión, la falta de preparación adecuada y, en última instancia, al fracaso.

La realidad es que las oposiciones exigen un compromiso total, pero también ofrecen oportunidades únicas para aquellos que están dispuestos a dar lo mejor de sí mismos. A través de la preparación adecuada, la gestión del tiempo y la eliminación de conceptos erróneos, los aspirantes pueden alcanzar sus objetivos y obtener una plaza como Maestro/a de Educación Infantil.

No permitas que los mitos te desvíen de tu camino hacia el éxito en las oposiciones. En lugar de ello, adopta una mentalidad positiva, establece metas ambiciosas y trabaja de manera constante para alcanzarlas. Al hacerlo, estarás un paso más cerca de convertirte en un Maestro/a de Educación Infantil y contribuir al desarrollo y el crecimiento de las generaciones futuras. ¡Adelante y persigue tus sueños con determinación!


Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y si nos permites te recomendamos nuestros materiales de Oposiciones. Si estás opositando a maestr@ de Infantil, te ofrecemos un material de primera calidad, actualizado a la normativa vigente (LOMLOE y RD 95/2022 de Infantil). Nuestro material incluye: 25 temas originales y audio-narrados, programaciones y unidades didácticas innovadoras, situaciones de aprendizaje y casos prácticos resueltos, y consejos y orientaciones para superar las pruebas con éxito. Haz clic en la imagen y accede a todo nuestro contenido. ¡Te ayudamos a conseguir tu plaza!



140 visualizaciones0 comentarios
bottom of page