Julio y agosto son los meses más difíciles para preparar oposiciones. Así que no os desaniméis.