DEFENSA DE LA PROGRAMACIÓN. 14 CONSEJOS



  1. Es importante que la programación la hayas hecho tú y sólo tú, y que la conozcas al dedillo. Olvídate de programaciones del “todo a cien” (© Adolfo); no las compres a academias ni a particulares: cúrratela tú. 

  2. No olvides ninguno de los apartados básicos al hacerla: objetivos, contenidos, metodología y criterios de evaluación, aunque debes meter más cosas también, como la atención a los ACNEEs, los materiales, los temas transversales, la interdisciplinariedad, el uso de las nuevas tecnologías y, recientemente, las competencias básicas. 

  3. Hazla sobre un curso que conoces bien y en el que, además, te encuentres cómodo. Si hay dos o más cursos con esas características, hazla para el curso más alto posible, pero ojo: sólo si has impartido dicho curso alguna vez, que si no, se te notará. Si eres novato total y nunca has dado clase, hazla para el curso cuyos contenidos te resulten más atractivos, con los que más te podrías implicar tú. 

  4. Preséntala bonita, clara, que se lea bien, totalmente ausente de faltas de ortografía, con gráficos, imágenes incrustadas, fotos (si es preciso), con una portada