top of page

La Contextualización de la Programación Didáctica en las Oposiciones de Educación Infantil


¿Te encuentras en el arduo camino de prepararte para las oposiciones de Educación Infantil? ¡Enhorabuena por dar este importante paso en tu carrera! Sabemos que es una tarea desafiante, pero con la preparación adecuada y una programación didáctica bien contextualizada, puedes marcar la diferencia y destacar entre los candidatos. En este artículo, te revelaremos el secreto del éxito: cómo contextualizar tu programación didáctica de manera impactante, paso a paso.

¿Por qué es importante contextualizar tu programación didáctica?

La importancia de contextualizar tu programación didáctica radica en su capacidad para reflejar de manera precisa y efectiva cómo abordarás la enseñanza en un entorno real y dinámico. Es un proceso que va más allá de simplemente seguir un conjunto de pautas predefinidas; implica la habilidad de diseñar estrategias educativas flexibles y adaptables que se ajusten a las circunstancias particulares de tus alumnos y aulas. Aquí, exploraremos en profundidad por qué este enfoque es esencial y cómo se traduce en una mejor preparación para las oposiciones de Educación Infantil.

Cuando contextualizas tu programación didáctica, estás considerando cuidadosamente el entorno específico en el que trabajarás, las características únicas de tus estudiantes y las metas educativas que deseas alcanzar. En otras palabras, estás customizando tu plan de enseñanza para que sea relevante y efectivo en situaciones del mundo real. Esto se traduce en una serie de beneficios significativos:

  1. Adecuación a las necesidades individuales: Al conocer a tus estudiantes y su nivel de desarrollo, puedes adaptar tus actividades y métodos de enseñanza para satisfacer sus necesidades individuales. Por ejemplo, si tienes un grupo de niños con habilidades lingüísticas diversas, puedes incorporar estrategias diferenciadas para apoyar su aprendizaje del lenguaje de manera más efectiva.

  2. Mayor motivación y compromiso: Al incorporar ejemplos y situaciones que son relevantes y significativos para tus alumnos, aumentas su motivación y compromiso en el proceso de aprendizaje. Por ejemplo, al enseñar matemáticas, puedes utilizar ejemplos relacionados con actividades cotidianas de los niños, como contar juguetes o repartir golosinas.

  3. Flexibilidad para abordar desafíos: En el aula, siempre surgirán desafíos imprevistos. La contextualización te permite estar preparado para enfrentar estos desafíos de manera efectiva, ajustando tu plan según sea necesario. Por ejemplo, si uno de tus estudiantes tiene dificultades de concentración, puedes tener estrategias específicas para ayudar a ese niño sin interrumpir el flujo de la clase.

  4. Mejor conexión con los padres: Los padres valoran cuando los educadores muestran un interés genuino en las necesidades y el progreso de sus hijos. Al contextualizar tu programación, puedes comunicarte de manera más efectiva con los padres sobre lo que están aprendiendo sus hijos y cómo pueden apoyar su educación en casa.

Paso 1: Comprende a tus futuros estudiantes

El punto de partida fundamental en el proceso de contextualización de tu programación didáctica es el profundo conocimiento de tus futuros estudiantes. Implica realizar una investigación exhaustiva acerca de su grupo , su nivel de desarrollo, sus necesidades individuales y las circunstancias familiares que los rodean. ¿Cuáles son los desafíos que podrían enfrentar en su etapa de desarrollo? ¿Qué metas de aprendizaje son apropiadas y alcanzables para su edad y nivel educativo?

Para ilustrar este concepto, consideremos el caso de diseñar una programación didáctica para niños de tres años en el nivel de Educación Infantil. En este contexto, es esencial comprender las particularidades de su desarrollo motor y cognitivo. Aquí, el arte de la contextualización entra en juego de manera significativa:


  1. Desarrollo motor: A esta edad, los niños están en una fase crucial de desarrollo motor, donde están perfeccionando habilidades como la coordinación mano-ojo y la destreza manual. Por lo tanto, tu programación podría incluir actividades que fomenten la motricidad fina, como el uso de plastilina para moldear formas, recortar con tijeras para fortalecer los músculos de las manos, y actividades de enhebrado para mejorar la coordinación mano-ojo.

  2. Estimulación del lenguaje: El desarrollo del lenguaje es otra área crítica en la etapa de tres años. Aquí, podrías planificar actividades que estimulen el lenguaje, como cuentos cortos que involucren imágenes y narraciones simples, canciones con letras repetitivas que fomenten la pronunciación de palabras, y juegos de asociación que vinculen palabras con objetos o acciones.

  3. Exploración y descubrimiento: Los niños de tres años tienen una sed insaciable de explorar y descubrir el mundo que los rodea. Tu programación podría incorporar actividades de exploración sensorial, como jugar con texturas y colores, experimentar con diferentes materiales, y descubrir el entorno natural en excursiones al aire libre.

  4. Socialización y desarrollo emocional: Además de las dimensiones cognitivas y motoras, es esencial considerar el desarrollo emocional y social de los niños. Actividades que fomenten la colaboración, el juego en grupo y la expresión de emociones son fundamentales para su bienestar y crecimiento integral.

Paso 2: Conoce el currículo oficial

El siguiente paso en la creación de una programación didáctica impactante es sumergirse en el marco curricular oficial de Educación Infantil. Esta fase reviste una importancia fundamental, ya que te proporciona las directrices necesarias para identificar de manera precisa los objetivos educativos y los contenidos que debes abordar en tu plan de enseñanza.

Un ejemplo concreto de este proceso es cuando nos situamos en el contexto educativo de España. Aquí, es esencial familiarizarse con el Real Decreto 95/2022, que establece el currículo de Educación Infantil. Este marco normativo detalla los estándares y competencias educativas que deben ser cumplidos en la etapa de Educación Infantil. Para contextualizar aún más, consideremos cómo este conocimiento profundo del currículo oficial puede impactar tu programación didáctica:


  1. Claridad en los objetivos de aprendizaje: Al estudiar el currículo oficial, obtendrás una comprensión precisa de los objetivos de aprendizaje que se esperan de los estudiantes en cada área curricular. Esto te permitirá definir objetivos específicos en tu programación que estén alineados con las expectativas curriculares.

  2. Contenidos relevantes: El conocimiento del currículo oficial te ayudará a identificar los contenidos específicos que deben ser cubiertos en tu plan de enseñanza..

  3. Evaluación adecuada: Una programación didáctica efectiva no solo implica la enseñanza, sino también la evaluación del progreso de los estudiantes. Con el currículo oficial como guía, podrás diseñar evaluaciones que midan de manera precisa el logro de los objetivos establecidos, lo que contribuirá a una evaluación justa y equitativa.

  4. Cumplimiento normativo: Al conocer y seguir el currículo oficial, te aseguras de que tu programación esté en línea con las regulaciones educativas establecidas por las autoridades competentes. Esto es fundamental para garantizar la calidad y la legalidad de tu enfoque pedagógico.

Paso 3: Identifica el contexto de tu escuela o centro educativo

Sin duda, uno de los aspectos cruciales para desarrollar una programación efectiva es conocer la realidad de la zona o comunidad en la que se implementará tu plan de enseñanza. Esta comprensión profunda del entorno geográfico, social, económico y cultural es esencial para adaptar y contextualizar tu programación de manera significativa. Aquí, profundizaremos en la importancia de esta consideración y cómo puede impactar tu plan de enseñanza.


  1. Relevancia cultural y lingüística: Cada comunidad tiene su propia cultura y, en muchos casos, su propio idioma o dialecto característico. Al conocer la realidad cultural y lingüística de la zona, puedes adaptar tu programación para que sea relevante y respetuosa. Por ejemplo, si trabajas en una comunidad bilingüe, puedes incorporar materiales y actividades en ambos idiomas para promover la inclusión y el respeto por la diversidad cultural.

  2. Necesidades socioeconómicas: La realidad económica de la zona también juega un papel importante. Si trabajas en una comunidad con recursos limitados, es importante diseñar actividades que utilicen materiales asequibles y que sean accesibles para todos los estudiantes. Además, puedes enfocarte en desarrollar habilidades prácticas que sean útiles en el contexto local.

  3. Temas relevantes: La realidad de la zona puede influir en los temas y problemas que son relevantes para los estudiantes. Por ejemplo, si trabajas en una comunidad costera, puedes incorporar lecciones sobre la conservación del medio ambiente marino o la importancia de la pesca sostenible. Estos temas serán más significativos y motivadores para los estudiantes debido a su conexión directa con su entorno.

  4. Colaboración con la comunidad: Conocer la realidad de la zona te permite establecer una mejor relación con la comunidad local. Puedes invitar a expertos locales o miembros de la comunidad a participar en actividades educativas, lo que enriquecerá la experiencia de aprendizaje de los estudiantes y fortalecerá los lazos entre la escuela y la comunidad.

  5. Inclusión y equidad: La adaptación de tu programación a la realidad de la zona es fundamental para garantizar la inclusión y la equidad. Al comprender las necesidades y desafíos específicos que enfrentan los estudiantes en ese contexto, puedes diseñar estrategias para apoyar a todos los alumnos y asegurarte de que nadie se quede atrás.



Paso 4: Diseña objetivos de aprendizaje claros

Dentro del proceso de programación didáctica, la definición de objetivos de aprendizaje constituye un elemento de suma relevancia. Estos objetivos deben ser absolutamente claros y específicos, además de ser medibles y alcanzables. Su formulación debe estar íntimamente vinculada con las necesidades y capacidades particulares de tus estudiantes. Examinaremos con mayor profundidad la importancia de este paso y cómo puede marcar un impacto trascendental en tu plan de enseñanza.


  1. Claridad y enfoque: La definición de objetivos de aprendizaje nítidos y específicos proporciona una dirección clara para tu enseñanza. Esto asegura que tanto tú como tus estudiantes sepan exactamente qué se espera alcanzar.

  2. Medibilidad y evaluación: Objetivos bien formulados son medibles, lo que significa que puedes evaluar con precisión si se han cumplido o no. Esto facilita la evaluación del progreso de los estudiantes y permite ajustar tu enseñanza si es necesario.

  3. Alineación con las necesidades: Los objetivos de aprendizaje deben ser diseñados teniendo en cuenta las necesidades y capacidades específicas de tus alumnos. Por ejemplo, si tienes un grupo de estudiantes con habilidades de lectura variadas, puedes establecer objetivos diferenciados para desafiar a los más avanzados y brindar apoyo adicional a los que necesitan más ayuda.

  4. Motivación y logro: Objetivos realistas y alcanzables fomentan la motivación de los estudiantes al brindarles un sentido de logro. Cuando los estudiantes alcanzan metas claras, experimentan un aumento en la confianza en sí mismos y en su capacidad de aprendizaje.

  5. Adaptación y mejora continua: Los objetivos de aprendizaje bien definidos también te permiten adaptar tu enseñanza de acuerdo con el progreso real de los estudiantes. Si observas que los estudiantes están alcanzando los objetivos más rápidamente de lo previsto, puedes agregar desafíos adicionales. Por otro lado, si encuentras dificultades, puedes ofrecer apoyo adicional y ajustar tus estrategias pedagógicas.

Paso 5: Planifica actividades y recursos

Las actividades no solo deben ser apropiadas para tus estudiantes, sino también una vía efectiva para lograr los objetivos de aprendizaje. Además, es esencial identificar y garantizar la disponibilidad de los recursos necesarios para llevar a cabo estas actividades. Vamos a explorar con mayor amplitud la importancia de este paso, acompañado de ejemplos ilustrativos.


  1. Adecuación a los estudiantes: Las actividades deben estar cuidadosamente adaptadas a las edades y niveles de desarrollo de tus alumnos. Por ejemplo, si estás trabajando el lenguaje matemático con niños de infantil, las actividades deben ser lúdicas y centradas en la manipulación de objetos para desarrollar conceptos numéricos básicos.

  2. Alineación con los objetivos: Cada actividad debe estar alineada con los objetivos de aprendizaje que has establecido previamente. Si uno de tus objetivos es que los estudiantes comprendan los conceptos básicos de la ecología, las actividades podrían incluir la observación de la naturaleza local, la clasificación de plantas y animales, y la discusión sobre la importancia de cuidar el medio ambiente.

  3. Variedad y participación activa: Es fundamental diversificar las actividades para mantener el interés de los estudiantes y fomentar la participación activa. Incorporar actividades prácticas, debates, juegos educativos y proyectos colaborativos puede crear un ambiente de aprendizaje enriquecedor y estimulante.

  4. Recursos necesarios: Identificar los recursos requeridos es esencial. Esto incluye materiales didácticos, tecnología, libros de texto, herramientas educativas, entre otros. Por ejemplo, si estás trabajando el ciclo del agua, necesitarás modelos o ilustraciones que representen este proceso.

  5. Accesibilidad y equidad: Asegúrate de que las actividades y recursos sean accesibles para todos los estudiantes, teniendo en cuenta posibles limitaciones o necesidades especiales. Esto garantiza la equidad en el aprendizaje. Por ejemplo, si tienes un estudiante con discapacidad visual, podrías proporcionar materiales en Braille o utilizar recursos auditivos.

  6. Evaluación formativa: Las actividades también deben incluir momentos de evaluación formativa para medir el progreso de los estudiantes. Puedes incorporar preguntas de discusión, ejercicios prácticos o mini evaluaciones para evaluar su comprensión a lo largo del proceso.



Paso 6: Evalúa y adapta tu programación

En el proceso de programación didáctica, es fundamental comprender que esta no es una entidad estática, sino un conjunto de planes que deben ser flexibles y adaptables a medida que se desarrolla el proceso de enseñanza y aprendizaje. La clave en este paso es la planificación de estrategias de evaluación que permitan el seguimiento constante del progreso de tus estudiantes y la disposición a realizar ajustes según las necesidades identificadas

La evaluación continua es esencial para mantener un registro del avance de tus estudiantes a lo largo del tiempo.


  1. Identificación de áreas de mejora: A través de la evaluación, puedes identificar áreas en las que los estudiantes puedan estar teniendo dificultades o necesiten más apoyo.

  2. Ajustes en tiempo real: La flexibilidad es clave en la programación didáctica. Si observas que una actividad planificada no está funcionando como se esperaba o que los estudiantes tienen dificultades inesperadas, estás preparado para realizar ajustes inmediatos en el enfoque de enseñanza.

  3. Individualización del aprendizaje: La evaluación continua te permite adaptar la enseñanza para satisfacer las necesidades individuales de los estudiantes. Por ejemplo, si algunos estudiantes avanzan rápidamente en un tema, puedes proporcionar desafíos adicionales, mientras que aquellos que necesitan más apoyo pueden recibir atención adicional.

  4. Mejora de la programación a largo plazo: La información recopilada a través de la evaluación no solo tiene beneficios inmediatos, sino que también contribuye a la mejora continua de tu programación en el futuro. Puedes usar los datos para refinar y optimizar tus planes de enseñanza para las próximas lecciones o ciclos escolares.

En conclusión. En las oposiciones de Educación Infantil, tu programación didáctica es tu carta de presentación. Al contextualizarla, demuestras que tienes las habilidades y la comprensión necesarias para ser un maestro excepcional en el aula de Educación Infantil. ¡Sigue estos pasos y estarás un paso más cerca de alcanzar tu objetivo de convertirte en un educador de calidad! ¡Buena suerte en tus oposiciones!


Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y si nos permites te recomendamos nuestros materiales de Oposiciones. Si estás opositando a maestr@ de Infantil, te ofrecemos un material de primera calidad, actualizado a la normativa vigente (LOMLOE y RD 95/2022 de Infantil). Nuestro material incluye: 25 temas originales y audio-narrados, programaciones y unidades didácticas innovadoras, situaciones de aprendizaje y casos prácticos resueltos, y consejos y orientaciones para superar las pruebas con éxito. Haz clic en la imagen y accede a todo nuestro contenido. ¡Te ayudamos a conseguir tu plaza!





735 visualizaciones0 comentarios
bottom of page